Cómo quitar varices

Si echas un vistazo al pasado, seguro que recuerdas a un familiar llevando medias gruesas o con venas nudosas azuladas y abultadas debajo de la piel como si fueran serpientes. Conocidas como venas varicosas, estos vasos sanguíneos devuelven la sangre desde las piernas al corazón.

Cómo quitar varices

Cuando estas venas se hacen visibles significa que las venas son superficiales. Cuando comienzan a agruparse y abultarse, pueden ser retiradas o eliminadas sin arruinar la circulación de la pierna.

Los Institutos Nacionales de la Salud estiman que el 60% de todos los hombres y mujeres sufren de algún tipo de trastorno varicosos. Una cuarta parte de los enfermos de varices son hombres, aunque casi siempre son las mujeres las que buscan ayuda para las arañas vasculares.

Las arañas vasculares, son trazos de color rojo o azul más delicados que pueden surgir en la superficie de la piel como si fueran telas de araña, son una forma menor de venas varicosas y pueden preceder el desarrollo de la variación más desagradable o producir problemas estéticos propios. La exposición al sol puede empeorar las várices por romper el colágeno debajo de la piel.

Tanto las venas varicosas, como las arañas vasculares se producen cuando las válvulas diseñadas para evitar que la sangre corra hacia atrás desde el corazón y hacia abajo en las piernas, falla o se suelta y queda flácida, permitiendo el retrolavado, que se extiende a las venas. Lentamente se filtra a los tobillos y al tejido de las piernas, causando hinchazón.

Aparte de los efectos visuales, las venas varicosas pueden provocarte calambres o palpitaciones por la noche. La sangre que se estanca en las piernas, puede causar que las piernas se sientan pesadas. Si se filtra un líquido claro de los vasos expandidos a los tejidos, puede asfixiar la circulación en la piel, causando una erupción cutánea con picor o incluso una úlcera dolorosa.

Por regla general, las venas varicosas son más desagradables y feas visualmente que peligrosas.

¿Qué causa las varices?

La causa exacta no se conoce, pero hay una tendencia genética hacia la debilidad de las válvulas que juega un papel muy importante. Las hormonas también juegan un papel importante, lo que representa el aumento de la incidencia en las mujeres. La pubertad, el embarazo (mujeres embarazadas son muy propensas) y la menopausia, así como la ingesta de estrógenos, progesterona y píldoras anticonceptivas, pueden debilitar las válvulas de las venas y la circulación de regreso.

Durante el embarazo, el aumento del volumen sanguíneo de la madre necesario para ella y su feto, puede hacer que las venas se abulten. Que el bebé esté apoyado en el útero situado en la parte superior de los muslos, tampoco ayuda el retorno de la sangre al corazón (las varices que aparecen durante el embarazo por lo general se desinflan en tres meses, aunque los nuevos embarazos pueden traerlas de nuevo, a veces para quedarse).

El envejecimiento, la obesidad, o permanecer de pie también puede provocar que las venas de las piernas se inflen.

Diagnóstico y tratamiento

Si tu madre o abuela han recibido tratamiento para las varices, seguro que pensaste que el tratamiento sonaba peor que la enfermedad. Pero no te desanimes, los tiempos están cambiando. Ahora se utilizan ultrasonidos dúplex para mirar el sistema circulatorio de la pierna. Esto significa tomar una fotografía nítida, de dos dimensiones en lugar de que un médico tenga que estar escuchando el flujo de sangre en la pierna con un dispositivo Doppler y tratando de decidir cuáles son las venas afectadas y dónde están.

La ecografía dúplex es también una gran ayuda, ya que permite conocer el estado de la vena afectada exacta, por lo que puede ayudar al médico a determinar qué tratamiento usar.

Cómo eliminar las varices

Antiguamente, se insertaba una varilla de metal flexible en la vena a nivel de la ingle, se pasaba a través de la vena hasta llegar al otro extremo, donde se colocaba una tapa de metal atornillada. La barra se retiraba arrastrando consigo a la variz a través de la incisión en la ingle.

Esto ya no se hace casi nunca. Ahora, se inserta un catéter delgado en la vena afectada. Se calienta todo el interior de la vena (lumen) por ondas de radio, encogiendo el colágeno duro en la pared del vaso, haciendo que se colapse y se reabsorba. Se inyecta anestesia mezclada con el líquido para realizar el procedimiento sin dolor y, al mismo tiempo, presionando la sangre de la vena. La cicatrización es casi imperceptible, aunque puede dejar algunos moretones y la vena puede tardar ocho semanas para re-absorberse.

La técnica del láser también se utiliza para enviar ráfagas de luz concentrada a la vena, colapsándola. Cuando el láser incide en la piel, hay un deje de molestia, pero el médico puede enfriar rápidamente la piel tratada. Otra técnica, aún más reciente se llama escleroterapia con espuma. En este tratamiento, un agente, tal como un detergente o emulsionante, se agita con el aire, formando una espuma de la consistencia de la crema de afeitar acuosa (un poco de aire en las venas es aceptable, a diferencia de lo que Hollywood trata de hacernos creer). La espuma se inyecta en la vena problemática, causando que gradualmente las paredes se hinchen y se peguen entre sí, bloqueando la vena. Los sistemas venosos más profundos toman el control sobre el flujo de sangre.

Otra técnica más antigua, pero que todavía se utiliza a menudo, se llama la flebectomía ambulatoria, en la que la variz se extrae con un dispositivo parecido a una aguja de ganchillo. Y es rápido. Una vez que está fuera, no hay que esperar que la vena se vuelva a absorber. Algunas personas prefieren esto a tener que esperar.

¿Cuáles son las posibilidades de coágulo de sangre? Los médicos prefieren realizar estos procedimientos en las personas con capacidad de coagulación normal. Las personas que toman warfarina y aspirina requieren una consideración especial.

¿Pueden ayudar a los remedios holísticos?

Se recomienda una dieta baja en carbohidratos y rica en fibra para mantener el peso adecuado y todos los sistemas circulatorios fuertes.

Tomar 100 mg de Coenzima Q10 ayuda a la circulación y la oxigenación de los tejidos. Los aceites Omega-3 (1.000 mg al día) ayudan en la elasticidad de los vasos sanguíneos. El ginkgo biloba y vitamina K son también beneficiosos para el tratamiento de las varices. Puedes comenzar tomando 60 mg dos veces al día e ir aumentando a 120 mg dos veces al día de ginkgo. No se han realizado estudios formales de los efectos en las varices del ginkgo. Y si tienes niveles normales de vitamina K, no necesitas más.

La mejor manera de prevenir las varices (si alguien de tu familia ya las padece) es no permanecer durante largos períodos de pie. Otros consejos incluyen:

  • Evitar sentarse con las piernas cruzadas, ya que pone una presión terrible sobre las venas.
  • Elevar las piernas cuando estás descansando. Esto se aplica especialmente a las mujeres embarazadas.
  • Si estás en un largo vuelo, levántate y camina cada hora. Esto también debe aplicarse si te pasas muchas horas sentado frente al ordenador.
  • Utilizar medias de compresión todos los días.