Cómo quitar hemorroides

Las hemorroides o almorranas se refieren a glándulas inflamadas e hinchadas que aparecen en el ano, en el recto o en la piel que rodea el ano. Estas son causadas por la tensión en la zona, por lo general debido a la distensión durante la defecación o el embarazo. Esto puede causar picazón, sangrado y dolor en el área rectal. Hay muchos tratamientos comunes disponibles para ayudar a controlar los síntomas de las hemorroides, pero los cambios de estilo de vida son necesarios para evitar que vuelvan a aparecer.

Cómo quitar hemorroides

Remedios caseros para las hemorroides

A continuación te ofrecemos algunos remedios caseros para las hemorroides:

  • 1. Tratamientos tópicos. Los supositorios de venta sin receta o las cremas para hemorroides que contienen hamamelis o hidrocortisona son bastante eficaces en adormecer las hemorroides.
  • 2. Remojar o lavar el área anal. Remojar el área anal en agua pura durante 10 a 15 minutos cada día en un bidé te ayudará a reducir la hinchazón.
  • 3. Limpia el área anal. Báñate todos los días para limpiar el área anal, pero evita el uso de jabón o toallitas perfumadas o con alcohol, ya que pueden irritar la piel alrededor de la hemorroide. Utiliza un secador de pelo para secar la zona en vez de restregarte con una toalla.
  • 4. Papel higiénico húmedo. El papel higiénico mojado o toallitas húmedas que no contengan alcohol o perfume son ideales para la limpieza de la zona anal después de defecar sin causar irritación.
  • 5. Compresas frías. La aplicación de hielo o una compresa fría en el ano puede ayudar a derribar la inflamación de las hemorroides.
  • 6. Analgésicos. Los analgésicos como la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno son ideales para el alivio de las hemorroides.

Tratamientos médicos para las hemorroides

1. Medicamentos. Aquellos que experimentan una leve incomodidad con las hemorroides, las cremas de venta sin receta, los supositorios, las pomadas o pastillas con hidrocortisona o hamamelis pueden ser suficiente para proporcionar un alivio temporal. No utilices estos productos durante más de una semana a menos que tu médico lo indique, ya que estos medicamentos pueden causar inflamación, erupción cutánea o adelgazamiento cuando se utilizan en exceso.

2. Procedimientos mínimamente invasivos. Cuando se forma un coágulo de sangre en una hemorroide externa, el médico puede realizar una pequeña incisión para extraerlo con la finalidad de aliviar tus síntomas. Otros procedimientos pueden llevarse a cabo para sofocar el sangrado insistente.

  • Ligadura con banda elástica. Durante este procedimiento, tu médico colocará pequeñas bandas de goma alrededor de las hemorroides, cortando la circulación para que se sequen y se caigan. Este procedimiento suele ser eficaz, pero que puede causar sangrado durante 2-4 días después del procedimiento.
  • Inyección. Tu médico puede inyectar la hemorroide con una solución química que puede causar que encogimiento. Esto no es tan eficaz como una ligadura con banda de goma, pero que no causa al paciente ningún dolor.
  • Coagulación. Al aplicar un láser, infrarrojos o luz o calor para coagular las hemorroides internas, éstas se endurecen y se secan. Este tratamiento tiene una mayor tasa de recurrencia y efectos secundarios en comparación con la ligadura con banda de goma.

3. Cirugías. Las grandes hemorroides pueden necesitar ser eliminadas quirúrgicamente para minimizar los riesgos. Estos procedimientos se pueden realizar de forma ambulatoria, pero algunos pacientes pueden tener que permanecer en el hospital durante la noche, dependiendo de la gravedad de las hemorroides existentes.

  • Eliminación de las hemorroides. Este procedimiento, llamado hemorroidectomía, elimina el exceso de tejido que está causando el sangrado en el área rectal. Esto se puede realizar con una variedad de técnicas, comúnmente se lleva a cabo junto con anestesia local, anestesia espinal, anestesia general o sedación. Esto se considera una de las formas más eficaces de tratar las hemorroides recurrentes, sin embargo las complicaciones pueden causar dificultad para vaciar la vejiga y un mayor riesgo de infecciones del tracto urinario después del procedimiento.
  • Grapado de hemorroides. Una hemorroidectomía grapada cierra el flujo de sangre al tejido hemorroidal, esta es una opción menos dolorosa y con un menor tiempo de recuperación que una hemorroidectomía normal. Sin embargo, con este procedimiento tienes un riesgo mayor de sufrir un prolapso rectal y recurrencia de las hemorroides.

Cómo prevenir las hemorroides

1. Los alimentos ricos en fibra. La adición de granos enteros, frutas y más verduras a tu dieta añadirá volumen al tiempo que suavizas las heces de manera que sean menos propensas a la tensión durante la defecación y a causar hemorroides. Agrega estos elementos a tu dieta lentamente para evitar gases.

Cómo curar hemorroides rápidamente

2. Bebe agua. El consumo de 6-8 vasos de agua y líquidos que no contengan alcohol asegurará unas heces blandas.

3. Los suplementos de fibra. Si las mujeres necesitan como mínimo 25g de fibra y los hombres 38g de fibra al día para ablandar las heces y estimular los movimientos intestinales regulares.

4. Ningún esfuerzo. Contener la respiración o esforzarse demasiado cuando intentas realizar una evacuación intestinal puede ejercer presión sobre las venas en el área rectal, lo que lleva a las hemorroides.

5. Defecar. No esperes para hacer una evacuación intestinal. Si la necesidad de usar el baño pasa puede hacer que tus heces se sequen y sean difíciles de evacuar.

6. Ejercicio. Las personas con sobrepeso ​​son más propensas a las hemorroides, porque el exceso de peso pone más presión sobre las venas. Permanecer activo reduce el riesgo de estreñimiento. Estar sentado o de pie durante largos períodos de tiempo puede ejercer presión sobre las venas que pueden causar hemorroides.

7. No estés mucho rato sentado en el wc. No estés demasiado tiempo sentado, especialmente en el baño, ya que esto pondrá más presión sobre las venas.