Cómo quitar el mal aliento

Ya se trate de un caso fugaz de aliento por la mañana o un combate prolongado contra la halitosis, todo el mundo tiene mal aliento a veces. Lamentablemente, es muy fácil tener mal aliento y mucho más complicado deshacerse de él. Para algunos, utilizar un cepillo de dientes, hilo dental y enjuague bucal con más frecuencia para eliminar la placa, la película casi invisible de bacterias que contribuye al mal aliento, ya será suficiente. Para otros, será necesario una limpieza profesional para eliminar el sarro pegado que endurece la placa. Algunos problemas de mal aliento pueden ser provocados por las caries y la enfermedad de las encías.

Cómo quitar el mal aliento

De vez en cuando, el mal aliento se debe a algo en los pulmones o el tracto gastrointestinal, o una infección sistémica. Algunos problemas de salud, como infecciones de los senos o la diabetes, también pueden causar mal aliento. Y a veces, todo se reduce a lo que comiste en la cena.

¿Cuál es el primer paso que debes dar para refrescar el aliento? Echa un vistazo a nuestros 10 mejores consejos.

Cepillado e hilo dental

La acción de cepillarse los dientes es más importante que el tipo de pasta de dientes que utilizas. Tu boca contiene millones de bacterias. De hecho, probablemente hay más bacterias colonizadas en la boca que células en todo tu cuerpo. De los cerca de 700 tipos de bacterias que se desarrollan en la boca, los científicos han identificado y estudiado menos de la mitad, lo que hace que sea difícil saber exactamente cómo combatir los olores que todas esas bacterias emiten como subproducto cuando comes.

De todos modos, hay algunas cosas que puedes hacer para vencer el mal aliento causado por los gérmenes. Comienza por mantener tu boca limpia: tu suministro de alimentos es su suministro de alimentos. Aunque puedes tratar de matar a las bacterias con enjuague bucal, esto es sólo una solución temporal. Las bacterias volverán a crecer con el tiempo. Tu mejor defensa es cepillarte los dientes minuciosamente al menos dos veces al día, y utilizar hilo dental una vez al día. Esto ayudará a eliminar la comida atrapada entre los dientes, así como la comida atrapada en la línea de las encías. De lo contrario, estas dos áreas proporcionarían un caldo de cultivo para las bacterias. Si las partículas de los alimentos se quedan atrapadas en tu boca, el mal aliento es inminente.

Para cepillar la lengua, pasa las puntas de las cerdas de tu cepillo de dientes muy suavemente por la lengua, teniendo especial cuidado en no dañar los delicados paladares. El enjuague bucal también puede ayudar a mantener tu lengua limpia.

Limpia tu lengua

Los científicos sospechan que algunas bacterias, especialmente las bacterias que se encuentran en la parte superior de la lengua más cercana a la garganta, en realidad, nos protegen contra el mal aliento. Otros tipos de bacterias, sin embargo, producen un olor acre a medida que se multiplican. ¿Qué significa esta investigación? El tipo de bacterias más prevalentes en la lengua podrían significar la diferencia entre el buen y el mal aliento. Desafortunadamente, los investigadores no saben todavía cómo inclinar el equilibrio bacteriano de modo que siempre tengas un aliento natural y con olor dulce.

Hay una cosa simple que puedes hacer para ayudar: La limpieza de la lengua. La superficie rugosa de la lengua es el hogar de una combinación de células muertas, restos de comida, bacterias y subproductos de la digestión bacteriana que potencialmente provocan mal olor. Estos factores contribuyen a un aliento menos fresco. Asegúrate de cepillarte la lengua con el cepillo de dientes después de cepillarte los dientes. O, para un lavado más eficaz, utiliza un limpiador de lengua. Este dispositivo de mano está diseñado para raspar la superficie de la lengua y eliminar los residuos que causan el mal olor.

Bebe agua

Los investigadores no están de acuerdo sobre exactamente cuánta agua debes beber, así que presta atención a las señales de tu cuerpo. Cuando la orina es más amarilla que clara, debes beber más agua.

Si has tenido una buena noche de sueño, un tesoro superado sólo por la oportunidad de despertar con los primeros rayos sol de la mañana fluyendo a través de la ventana de tu dormitorio. Al estirar los brazos y las piernas y decidir finalmente a salir de la cama, tu mañana perfecta se trunca por tu mal aliento.

¿Por qué es tan horrible el aliento por la mañana? Cuando duermes, produces menos saliva que cuando estás despierto (que comes, bebes y hablas). La saliva contiene oxígeno, y el oxígeno impide el crecimiento de bacterias.

Desafortunadamente, el "aliento matinal" es un nombre inapropiado. Tu boca, también puede secarse durante el día. Y la boca seca, ya sea a medianoche o a mediodía, rápidamente puede causar mal aliento. Necesitarán un montón de saliva, para que te ayude a limpiar la boca; es un remedio naturalmente antibacterial, y elimina las partículas de alimentos. Destierra el aliento matutino cepillándote los dientes, limpiándote la lengua y enjuagándote la boca. Para mantener tu saliva fluyendo a lo largo del día, mantenén tu boca hidratada bebiendo mucha agua. También puedes estimular la producción de saliva al chupar una pastilla de menta o un chicle, pero estas son sólo soluciones temporales.

No confíes en la menta

Masticar menta para enmascarar el mal aliento funciona casi tan bien como el uso de colonia para encubrir el olor corporal. Es posible que funcione durante un tiempo, pero con el tiempo el olor se abrirá paso. Una hoja de menta o un chicle, simplemente no va a matar las bacterias que causan el mal aliento. Además, si la menta o chicle contiene azúcar, actuará como un buffet libre para las bacterias de la boca. Continuarán reproduciéndose rápidamente y soltando los subproductos, tales como compuestos de azufre volátiles, que causan el mal aliento.

También es posible que tu mal aliento sea causado por una condición médica, no sólo por las bacterias en la boca, y una pastilla de menta sin duda no va a sustituir a una visita al médico. Aunque el olor bucal está a menudo asociado con la enfermedad de las encías o caries dentales, de vez en cuando puede ser señal de problemas de salud tales como infecciones sinusales o respiratorias, bronquitis, diabetes o el mal funcionamiento del hígado o de los riñones.

Si los chequeos con tu dentista y médico no revelan una condición médica diagnosticada, y si te estás lavando los dientes y la lengua de forma regular, el culpable podría ser la comida que comes. Vamos a explorar algunos alimentos comunes que causan el mal aliento en la siguiente sección.

Identifica a los culpables culinarios

Los alimentos que comes pueden ejercer una gran influencia en la manera en que tu aliento huele. Así pues, si tienes mal aliento, es el momento de examinar tu plato de comida.

Probablemente se te ocurren algunos alimentos que pueden hacer que tu boca huela mal, como el ajo o la cebolla. Sin embargo, algunos culpables del mal aliento pueden sorprenderte. La carne, por ejemplo. Las partículas de carne son conocidas por quedarse allí, incluso después de haber tragado el bocado de carne y haber bebido un sorbo de agua. Estas partículas de carne se depositan en la línea de las encías, quedando atrapadas entre los dientes, y en ocasiones se abren camino bajo los empastes o coronas, y son especialmente atractivas para la reproducción de las bacterias.

El alto contenido de proteínas y las dietas bajas en carbohidratos, mientras que es una posible bendición para el tamaño de tu cintura, no son ideales para el aliento. Comer menos de 100 gramos de carbohidratos al día provoca una condición conocida como cetosis, un estado metabólico que hace que tu cuerpo queme grasa en lugar de azúcar. La cetosis es conocida por causar el mal aliento.

Sin embargo, si estás comprometido a ser un carnívoro, tienes opciones para refrescar tu aliento con el líquido más común del mundo. Averígualo en la siguiente sección.

Enjuágate después de comer y beber

Un trago rápido de agua (o incluso agua con gas) no es un sustituto para el cepillado de los dientes, pero es una gran forma de limpiar tu boca después de las comidas en la misma mesa.

Si lo que bebes puede causarte mal aliento, también puedes enjuagarte la boca con agua. El consumo de una bebida ácida, incluyendo bebidas gaseosas, café o alcohol, llevará los compuestos al torrente sanguíneo que, a su vez, liberará los olores a través de la respiración. Además, las bebidas ácidas reducen el nivel de pH en la boca: Un nivel de pH inferior permite que las bacterias prosperen y liberen compuestos volátiles de azufre, que huelen como a huevo podrido.

Incluso si no quieres para evitar tu café con leche de la mañana, todavía puedes refrescar tu aliento haciendo una cosa simple: Enjuagarte la boca con agua después de beberlo. Esto ayudará a reequilibrar los niveles de pH de tu boca. Enjuagarte con agua también funciona después de las comidas, no importa lo que hayas comido. Agitar el agua en el interior de la boca, puede ayudar a eliminar algunas de las partículas de comida que quedan en la boca después de las comidas y evitar así, el mal aliento.

Cómo-puedo-quitar-el-mal-aliento

Curas naturales

El perejil puede no representar un postre ideal para ti, pero masticar un poco de esta hierba después de una comida, podría hacer maravillas para tu aliento.

Si quieres luchar en serio contra el mal aliento, puedes acompañar tus comida con té verde o disfrutar de él durante todo el día. El té verde ayuda a mantener tu aliento fresco porque tiene compuestos antibacterianos que combaten los gérmenes en la boca. Sube la apuesta con el uso de una ramita de canela para remover el té; la canela también tiene aceites esenciales que combaten el mal aliento.

La menta, perejil, albahaca, cilantro y eneldo ocultan temporalmente los olores orales debido a que liberan aceites esenciales aromáticos cuando se mastican o se rompen. Si bien estas hierbas ofrecen una solución rápida a un aliento rancio, también contienen altos niveles de clorofila que pueden proporcionar beneficios a largo plazo.

La clorofila es el pigmento verde que permite que las plantas puedan llevar a cabo la fotosíntesis. También puede ayudar a neutralizar los olores corporales internos, lo que reduce los olores que emana el cuerpo, incluyendo el mal aliento. Si no estás interesado en los chicles de hierbas frescas o en hacer tes con ellas, puedes tomar comprimidos de clorofila concentrada o gotas sublinguales (que son gotas que se ponen debajo de la lengua para la absorción).

Comida que huele bien

Hay ciertos alimentos que huelen bien y que hacen que tu aliento sea bueno. Come frutas ricas en vitamina C, por ejemplo. Melones, bayas y frutas cítricas como las naranjas están llenas de vitamina C, algo que no les sienta muy bien a las bacterias de la boca. En lugar de continuar la reproducción, las bacterias comienzan a morir. Y los frutos más cargados de vitamina C, con capaces de matar los gérmenes orales.

Otros alimentos que ayudan a sofocar el mal aliento incluyen, frutas y verduras crudas y crujientes. Apio, zanahorias y manzanas son todas buenas opciones para picar después de una comida, ya que estos alimentos ricos en fibra ayudarán a eliminar cualquier resto de comida que haya quedado atrapado entre los dientes. Estos alimentos también estimulan la saliva, que es perjudicial para las bacterias.

No fumes

Los cigarrillos provocan un desagradable aliento. Los cigarrillos no sólo liberan un cóctel de sustancias químicas en la boca, sino que también causan una serie de otros problemas.

Las personas que fuman cigarrillos tienen más probabilidades de experimentar infecciones y enfermedades orales. Además, a menudo tienen una acumulación de placa en los dientes, y la placa es un lugar ideal para albergar las bacterias que causan el olor. Además, el tabaquismo tiende a secar la boca. Una boca seca es una boca con agotamiento de oxígeno, lo que proporciona el ambiente perfecto para que las bacterias anaeróbicas prosperen. Los entusiastas de las pipas y puros se enfrentan a riesgos similares.

Visita a tu dentista

Visita a tu dentista si no has comido ajo en seis meses, has renunciado a las bebidas ácidas y terminas cada comida comiendo una manzana cruda en vez de un postre azucarado, pero todavía tienes mal aliento y ya no sabes qué hacer al respecto.

Por desgracia, una de las causas más comunes del mal aliento persistente es también uno de las más olvidadas: la falta de visitas regulares a tu dentista. La Asociación Dental Americana recomienda que los niños y los adultos se hagan limpiezas profesionales con regularidad. Para la mayoría, dos veces al año debería ser suficiente. Para otros que experimentan la acumulación de sarro con mayor rapidez, puede ser necesario, cuatro veces al año.

El proceso de limpieza profesional no sólo elimina la formación de sarro en los dientes, que si no es tratado puede conducir a la enfermedad periodontal, sino que también puede identificar las áreas infectadas que necesitan tratamiento. Llegando a la raíz del problema y tratándolo, puedes conseguir un buen aliento.

Si te interesa este tema, te aconsejamos que les eches un vistazo a este artículo: Remedios caseros para mal aliento.